martes, octubre 28, 2014

Leonel considera atropello a la soberanía dominicana decisión CIDH

Por Leonel Fernández

En la reciente sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos se ordena a nuestro país dejar sin efecto la sentencia 168/13, dictada por nuestro Tribunal Constitucional, y algunos artículos de la Ley 169/14 sobre naturalización.De igual manera, la Corte Interamericana dispuso hacer todos los cambios necesarios, incluyendo una reforma a nuestra Carta Magna y otras disposiciones legales, a los fines de otorgar la nacionalidad dominicana a las personas nacidas en nuestro territorio, sin importar el estatus migratorio de sus padres.

No cabe dudas que esa decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos constituye un atropello a nuestra soberanía nacional, una vulneración a nuestro sistema democrático y un irrespeto al pueblo dominicano.

El Estado dominicano está impedido de acoger la decisión de la Corte Interamericana, en razón de que nuestra Constitución establece un sistema de otorgamiento de la nacionalidad que ha sido reconocido por nuestro Tribunal Constitucional y por nuestra Suprema Corte de Justicia en el momento en que ésta estaba facultada para ejercer la función constitucional.

Ambas decisiones, emanadas por nuestros más altos organismos jurisdiccionales, constituyen una expresión de soberanía nacional que no puede ser desconocida por ningún otro órgano jurisdiccional, aunque fuese en el plano internacional.

Derecho internacional y derecho interno

En el discurrir del tiempo los Estados se han visto precisados a colaborar y a conformar una comunidad, en la que no pierden su soberanía sino que hacen uso de la misma para crear una serie de normas que regulen sus relaciones y normalicen la distribución de sus respectivas competencias en el ámbito internacional.
Estas normas conforman lo que se conoce como Derecho Internacional Público y emanan de la voluntad de los Estados de asumir obligaciones en el plano internacional.

Históricamente, estas normas de Derecho Internacional han generado inquietudes acerca de cuál es el rango que les corresponde dentro de la jerarquía de fuentes del derecho.

Visto desde un enfoque práctico, la interrogante consiste en establecer cuál es la fuerza de la norma internacional en el sistema jurídico interno en caso de contradicción con una normativa del derecho nacional.

Independientemente de si este conflicto se observa desde la óptica de la teoría monista o dualista, que son las dos teorías clásicas del Derecho Internacional, lo cierto es que, en todo caso, conduce a consignar cual es el alcance de la soberanía del Estado.

Como se sabe, en su proceso de evolución, el concepto de soberanía ha permitido el desarrollo de la comunidad internacional que ha pasado de ser una comunidad de Estados, a ser otra compuesta no solo por Estados, sino también por actores no estatales.

A pesar de esos avances que registra el Derecho Internacional, la soberanía de los Estados no ha desaparecido. Estos siguen siendo los creadores de las normas internacionales y algunos derechos se siguen considerando un ejercicio de soberanía estatal, entre ellos, el determinar quienes son sus nacionales.

Sistemas de nacionalidad

Nuestra Constitución prevé el derecho a la nacionalidad basado en el ius soli, por lo que se consideran dominicanos aquellas personas nacidas en nuestro territorio.

Pero este principio no es absoluto, sino que establece algunas excepciones, entre las cuales se encuentran las de los hijos de extranjeros miembros del cuerpo diplomático y consular; y los extranjeros en tránsito o con residencia ilegal en la República Dominicana.

Existe también el ius sanguinis, en el cual los padres transmiten la nacionalidad a sus hijos.

Nuestro país también sigue esta modalidad, por lo que los hijos de dominicanos nacidos en el extranjero también son dominicanos.

Cada uno de estos sistemas puede tener una serie de variantes que dependerán de las normativas internas del país en el que se estén aplicando. Estos sistemas se considerarán válidos en el marco del Derecho Internacional; y esto así, en razón de que se reconoce que ciertas funciones se encuentran en la esfera exclusiva de control de cada Estado, y por consiguiente, más allá del ámbito de competencia de las jurisdicciones internacionales, como es el caso de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Entre esas funciones se encuentran las que permiten otorgar la nacionalidad y el establecimiento de las circunstancias bajo las cuales un extranjero puede ingresar al territorio de un país.

La no concesión automática de la nacionalidad por vía del ius solis no es una violación a los Derechos Humanos, como erróneamente ha interpretado la Corte interamericana.

Según un informe del año 2010 del prestigioso Centro de Estudios de Migración, de los Estados Unidos, de los 194 Estados Miembros de las Naciones Unidas, solo 30 admiten el sistema de jus solis sin ninguna condición, lo que quiere decir que 164, entre los que se encuentran la República Dominicana, Haití y Costa Rica, han optado por no reconocer automáticamente la nacionalidad de las personas que nacen en sus respectivos territorios.

Igual ocurre con los 28 Estados que integran la Unión Europea, ninguno de los cuales concede en forma automática la nacionalidad a una persona por el simple hecho de haber nacido en su demarcación territorial.

Por el contrario, en los Estados Unidos y el Canadá, la Constitución de esos países reconocen como ciudadanos a toda persona que nazca dentro de sus territorios, lo que los convierte en los únicos dos países desarrollados del mundo que adoptan ese sistema.

La generalidad de los países de América Latina y el Caribe sigue el modelo norteamericano, lo que convierte a esta región en la única en el planeta en la que predomina el sistema de reconocimiento automático de nacionalidad a favor de los nacidos en su territorio.

En todo caso, la tendencia actual de los países ha sido la de restringir el otorgamiento de la nacionalidad de forma automática.

El volumen de la inmigración ha hecho insostenible para algunos Estados continuar con el ius solis incondicional, por lo que ha habido en los últimos años un aumento sostenido en la lista de países que se alejan de este sistema.

De lo antes expresado se desprende que no existe en el Derecho Internacional un modelo único de validez universal a los fines de otorgar la nacionalidad a una persona por la vía del ius solis, esto es, por el solo hecho de haber nacido en un territorio determinado.

Por el contrario, lo que hay es una multiplicidad de sistemas que encuentran su legitimidad y legalidad en las normas internas de cada Estado, que no pueden ser variadas por ninguna normativa o jurisdicción de carácter internacional, so pena de vulnerar la soberanía de esa nación.

Se comprende como una preocupación legítima el que una persona pueda quedar en condición de apátrida.

En tal virtud, el artículo 20.2 de la Convención Interamericana de Derechos Humanos consigna que “Toda persona tiene derecho a la nacionalidad del Estado en cuyo territorio nació si no tiene derecho a otra”.

En cumplimiento de lo dispuesto por esa normativa sobre Derechos Humanos, la República Dominicana, en el artículo 28 de la Ley de Migración No. 285-04 prevé la inscripción en un libro de extranjería de todo niño o niña nacido en nuestro territorio de padres no residentes, así como de su declaración ante el consulado del país de nacionalidad de la madre.

Así pues, en el caso de nuestro país no podría hablarse de personas apátridas, en razón de las previsiones de nuestro sistema legal.

En el acápite 19 de los puntos resolutivos de la sentencia, la Corte Interamericana de Derechos Humanos estableció que el Estado dominicano debe adoptar “las medidas necesarias para dejar sin efecto toda norma de cualquier naturaleza, sea ésta constitucional, legal, reglamentaria o administrativa, así como toda práctica, o decisión, o interpretación, que establezca o tenga por efecto que la estancia irregular de los padres extranjeros motive la negación de la nacionalidad dominicana a las personas nacidas en el territorio de República Dominicana”.

La no concesión automática de la nacionalidad por vía del ius solis no es una violación a los Derechos Humanos, como erróneamente ha interpretado la Corte Interamericana.

Por el contrario, lo que ha habido es una extralimitación por parte de la Corte en su decisión, lo que da lugar a que el Estado dominicano no tenga ninguna obligación a obtemperar a sus requerimientos.

Con su equívoca interpretación sobre el estatuto de la nacionalidad, la Corte Interamericana ha cometido un atropello a la soberanía nacional, ha vulnerado nuestro sistema democrático y ha irrespetado, en forma insolente, al pueblo dominicano.
@leonelfernandez


viernes, octubre 24, 2014

Definen estrategia para mejorar competitividad del sector arrocero en el pais








SAN FRANCISCO DE MACORÍS. El Ministerio de Agricultura, la Asociación Dominicana de Hacendados y Agricultores (ADHA), y la Federación Nacional de Productores de Arroz (FENARROZ), definieron aquí una estrategia acompañada de un plan de acción para mejorar la competitividad del sector arrocero de la República Dominicana.

Durante un seminario que reunió a expertos nacionales y extranjeros en mejoramiento genético del arroz, el ministro de Agricultura, Ángel Estévez, señaló que para optimizar la producción y productividad del cultivo, lo primero que hay que hacer es mejorar las variedades existentes e introducir otras de mayor rendimiento que las actuales.

Asimismo, el funcionario indicó la necesidad de transformar las condiciones actuales de producción del cereal, hacia otras más eficientes que permitan mejorar la rentabilidad del cultivo y competir en los mercados internacionales.

Abogó porque los productores entiendan la necesidad de usar semillas de alto valor genético, hacer un corte profundo del suelo, realizar una buena nivelación del terreno, lograr un uso eficiente del agua, utilizar el abono en la cantidad y el momento que la planta lo necesita, mantener un buen control de las malezas, y realizar otras buenas prácticas agrícolas que demanda el cultivo.

El ministro de Agricultura aprovechó el seminario para exhortar a los productores a integrarse en el modelo asociativo de producir, como forma de aprovechar las ventajas derivadas de la integración, especialmente para la compra y venta de insumos.

“Los cambios que precisa la agricultura dominicana requieren del esfuerzo y la voluntad de todos”, manifestó Estévez, tras reiterar la necesidad de la unidad de las autoridades y los productores para enfrentar los retos que imponen los acuerdos de libre comercio.

Reconoció que se hace necesario de mejorar las capacidades técnicas del personal del Ministerio de Agricultura, y dijo que junto al sector privado se trabaja en programas de entrenamiento para garantizar una mayor asistencia a los productores, y que el seminario forma parte de los mismos.

En ese sentido, indicó que presentó al presidente de la República, Danilo Medina, una propuesta para convertir las Direcciones Regionales de la institución en centros de capacitación donde técnicos y productores reciban los entrenamientos necesarios para avanzar en el cultivo de arroz y en toda la agropecuaria nacional.

Seminario

El seminario “Definir acciones para mejorar la competitividad del arroz” concentró durante dos días a productores arroceros del país, quienes analizaron los factores internos que le restan competitividad a la producción arrocera dominicana de cara a los acuerdos comerciales firmados por el país.

Las palabras de bienvenidas del evento, celebrado en la Universidad Católica Nordestana, fueron pronunciadas por el productor arrocero César Espaillat, presidente de Fenarroz.

Mientras, el presidente de la ADHA, Ricardo Barceló, dijo que el objetivo de la jornada es lograr “producir a menos de 23 centavos de dólar el kilo de arroz en cáscara seco, analizando nuestros métodos de producción y haciéndolos más eficientes”.

Barceló llamó a los productores a unirse para crear las condiciones necesarias para la competitividad en la globalización.

En el evento, el presidente de la Comisión permanente de asuntos agropecuarios del Senado de la República, senador Amílcar Romero, dijo que apoyará todas las iniciativas que surjan de la celebración del seminario.

Romero garantizó que, como presidente de la Comisión Permanente de Asuntos Agropecuarios del Senado, canalizará todas las sugerencias que surgidas del evento, como un respaldo a las iniciativas comunes del Gobierno y de los productores.

El seminario es la segunda entrega de un programa formativo que imparten la Asociación Dominicana de Hacendados y Agricultores y el Ministerio de Agricultura, con miras a adecuar la producción dominicana a las realidades de la libre competencia de mercado, abaratando costos y logrando productos de mayor calidad.

En el evento se trataron temas como la organización de los productores, reducción de costos en las plantaciones, buen uso y semillas de calidad, mecanización de la producción y efectos de los tratados de libre comercio.

El ciclo formativo cuenta además con el apoyo de la Asociación Dominicana de Factorías de Arroz, la Cooperativa Agropecuaria de Valverde, la Cooperativa de Servicios Múltiples Los Arroceros, la Fundación REDDOM, FERQUIDO, FERSAN, el Instituto Agrario Dominicano, la Unidad Ejecutora de Pignoraciones e IMCADOM.

El equipo agropecuario del gobierno también estuvo presente en la actividad, entre ellos el Administrador del Banco Agrícola, Carlos Seguro Foster; el director del IAD, Emilio Olivo; el director ejecutivo de la comisión Nacional del Cacao, Juan Cuello, entre otros.

jueves, octubre 23, 2014

El papa Francisco pide abolir la pena de muerte y la cadena perpetua






CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco pidió este jueves a la comunidad internacional abolir la pena capital, “legal o ilegal y en todas sus formas”, y suspender la aplicación de la cadena perpetua, que es “una sentencia a muerte escondida”.

“Es imposible pensar que los Estados no dispongan de otro medio que no sea la pena de muerte para defender del agresor injusto la vida de las demás personas”, dijo el pontífice argentino en un encuentro con miembros de la Delegación de la Asociación Internacional de Derecho Penal en Ciudad del Vaticano.

Según Jorge Berglogio, “todos los cristianos y personas de buena voluntad están llamados hoy a luchar no solo por la abolición de la pena de muerte, legal o ilegal y en todas sus formas, sino también para mejorar las condiciones carcelarias, en el respeto de la dignidad humana de las personas privadas de libertad”.

El máximo representante de la Iglesia católica alertó de la posibilidad de que, al aplicar la pena de muerte, “exista un error judicial” o sea utilizada por “regímenes totalitarios y dictatoriales” como “instrumento de castigo a la disidencia política o de persecución contra las minorías religiosas y culturales”.

El papa, además de referirse a la cadena perpetua como “una sentencia a muerte escondida”, consideró que la prisión preventiva, “cuando se aplica de forma abusiva antes de la pena”, es “otra forma contemporánea de pena ilícita oculta”.

“Las condiciones deplorables en las que se encuentran los detenidos en diversas partes del planeta constituyen un trato inhumano y degradante, muchas veces fruto de la deficiencia del sistema penal, otras de la carencia de infraestructuras y de planificación”, indicó.

Otras, añadió, son “resultado del ejercicio arbitrario y despiadado del poder sobre las personas privadas de libertad”.

En su alocución, el pontífice también habló de la reclusión en cárceles de máxima seguridad, que calificó de otra “forma de tortura”.

“Con la excusa de ofrecer una mayor seguridad a la sociedad y un tratamiento especial para ciertos detenidos, su principal característica no es otra que el aislamiento”, denunció.

En este sentido, Francisco señaló que “los estudios realizados por diversos organismos defensores de los derechos humanos” demuestran que “la falta de estímulos sensoriales, la imposibilidad de comunicación y la falta de contacto con otros seres humanos provocan sufrimiento físico y psicológico”.

Sobre la aplicación de sanciones penales a menores, opinó que “los Estados deben abstenerse de castigar penalmente a los niños que no han completado su madurez”.

Asimismo, apeló a las “razones humanitarias” para pedir que los ancianos no permanezcan en las cárceles.

Por otra parte, Francisco abordó el problema de la esclavitud y de la trata de personas para destacar que son “crímenes contra la humanidad” y pidió a los Estados que intensifiquen “sus esfuerzos para prevenir y combatir estos fenómenos”.

Director INDRHRI advierte posibilidad reducir áreas siembra productos agrícolas por falta de agua




El director del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI), ingeniero Olgo Fernández, informó que si las condiciones climáticas en el período octubre 2014 a mayo 2015 se mantienen desfavorables en las áreas de influencias de las presas Hatillo, Sabaneta y Monción, será necesario reducir la superficie planificada de siembra de productos agrícolas.

Fernández anunció que en lo adelante la institución implementará un programa para informar, a través de los medios de comunicación, de las prohibiciones de nuevas siembras por la reducida disponibilidad hídrica actual en función de la situación de los embalses, además de promover el uso eficiente del agua tanto doméstico como para riego.

Mientras que la directora de la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet), ingeniera Gloria Ceballos, adelantó que las condiciones meteorológicas para los próximos meses no son muy favorables debido a que el fenómeno del niño continuará incidiendo en el territorio hasta abril del 2015, provocando pocas lluvias.

Ceballos insistió en que la sequía estacionaria que se registra a finales de diciembre o principios de enero puede tornarse el próximo año muy agresiva por el referido fenómeno.

Gran indignación surge en República Dominicana con orden de Corte Interamericana de los Derechos Humanos






Un brote de indignación ha surgido en la República Dominicana con la decisión de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) al ordenar al gobierno de Danilo Medina que modifique la Constitución para permitir que puedan adquirir la nacionalidad del pais los hijos de extranjeros en situación migratoria irregular nacidos en territorio quisqueyano.

Medios de comunicación han expresado su rechazo total a esta decisión adoptada por el organismo internacional.

Sólo algunos medios que están a favor de las demandas de los haitianos se han manifestado de acuerdo con la CIDH.

La actual Constitución, vigente desde 2010, excluye de manera explícita en su artículo 18 de la nacionalidad dominicana por jus solis a “los hijos e hijas de extranjeros que residan ilegalmente en territorio dominicano”.

En ese sentido, la sentencia de la Corte dada a conocer ordena a la República Dominicana “adoptar las medidas necesarias para dejar sin efecto toda norma de cualquier naturaleza, sea ésta constitucional, legal, reglamentaria, administrativa, o cualquier práctica, o decisión, o interpretación, que establezca o tenga por efecto que la estancia irregular de los padres extranjeros motive la negación de la nacionalidad dominicana a las niñas y niños nacidos en el territorio de República Dominicana”.

También ordena “adoptar las medidas legislativas, inclusive, si fuera necesario, constitucionales, administrativas y de cualquier otra índole que sean necesarias para regular un procedimiento de inscripción de nacimiento que debe ser accesible y sencillo, de modo de asegurar que todas las personas nacidas en su territorio puedan ser inscritas inmediatamente después de su nacimiento independientemente de su ascendencia u origen y de la situación migratoria de sus padres.

La CIDH dio a conocer ayer la sentencia sobre el caso de un grupo de personas que dijeron haber sido privadas de su libertad y posteriormente expulsadas del país de manera sumaria, algunas de las cuales dijo eran dominicanas.

Esos casos ocurrieron entre los años 1999 y 2000.

La Corte concluyó que República Dominicana era responsable internacionalmente por la violación de los derechos de esas personas.

La Corte determinó la responsabilidad del Estado por la violación de los derechos al reconocimiento de la personalidad jurídica, al nombre, a la nacionalidad y, por el conjunto de dichas violaciones, al derecho a la identidad, en consideración de las expulsiones de los demandantes.

La sentencia está fechada 28 de agosto, pero no fue dada a conocer sino hasta ayer, casi dos meses después de ser emitida.

Aunque la Corte fue apoderada de casos ocurridos hace catorce años, incluyó en su decisión lo relativo a la sentencia 168-13, en la que el Tribunal Constitucional dominicano esclarece los principios para la obtención de la nacionalidad dominicana.

También incluye la ley que crea un régimen especial sobre naturalización de los hijos de extranjeros residentes ilegales nacidos en territorio nacional.

Ambas disposiciones legales reconocen que los hijos de extranjeros residentes de manera ilegal en el país no les corresponde la nacionalidad dominicana desde que en 1929 se introdujo la excepción para concederla a los hijos de extranjeros que están de tránsito en el país.

Con relación al caso que originó el proceso en cuestión, la Corte Interamericana de los Derechos Humanos condenó a República Dominicana por la acusación de violaciones a los derechos de identidad, igualdad ante la ley, libertad personal, garantías judiciales, protección judicial, a la familia, a la dignidad, así como una infracción a la prohibición de expulsión colectiva de extranjeros.

Los hechos ocurrieron entre 1999 y 2000, cuando el Estado detuvo y expulsó del país hacia Haití a 27 personas, 22 de las cuales fueron declaradas como dominicanas y cinco haitianos, entre quienes había niños, quienes vivían en República Dominicana”, agregó el tribunal.

Adoptar medidas


En la sentencia, los jueces ordenaron a República Dominicana adoptar las medidas necesarias en un plazo de seis meses, para que Willian Medina, Awilda Medina y Luis Ney Medina cuenten con la documentación necesaria para acreditar su identidad y nacionalidad dominicana.

Willian Medina, a quien la Corte ordenó darle documentación como dominicano, es la persona que en el juicio se mostró un video con las personas a las que él señalaba como sus padres, negando ese vínculo y explicando que él era un haitiano que vivía en la comunidad.



martes, octubre 21, 2014

Profesión agronomía está en vía de desaparición en República Dominicana





La profesión de la agronomía está en vía de desaparición en la República Dominicana, precisamente ahora cuando el Gobierno del Presidente Danilo Medina ha dado una importancia de primer orden a las actividades agrícolas.

La situación ha llegado a tales niveles que en algunas universidades han clausurado las clases de esta profesión.

Y los centros académicos que mantienen la profesión en sus aulas, están prácticamente vacías.
Asimismo, los profesionales de la agronomía en República Dominicana agotan su proceso de retoño y, tienen pocas posibilidades de mantenerse para otro periodo productivo.

El número de agrónomos escasea, y los que existen, en su mayoría cuentan, con una edad avanzada, situación que lleva a profesionales de la agropecuaria a predecir un impacto negativo en la producción dominicana, si el Estado no encamina acciones para lograr un relevo generacional en las carreras vinculadas a la producción agrícola.

Esta carrera se mantiene entre las menos demandadas por los estudiantes que ingresan a la educación superior. En 2011, de un total de 435,153 alumnos matriculados, sólo 4,570 eligieron esas carreras. De esos inscritos, 273 están en el nivel técnico; 4,153 en grado, y 144 a nivel de post grado.

El país carece de un registro exacto de la cantidad de agrónomos en ejercicio. El presidente de la Asociación Nacional de Profesionales Agropecuarios (ANPA), Andrés Gómez, estima que son un poco más de 10 mil.

Sólo en la ANPA hay inscritos 7,363 agrónomos, entre ingenieros y técnicos, y Gómez calcula que fuera de esa organización existen otros 3 mil profesionales más. Pero, más que la cantidad, a Gómez le preocupa la edad de esos agrónomos, que promedia los 50 años. Asegura que más del 85% de los afiliados a su gremio tiene más de medio siglo de vida y, por lo tanto, se encamina al retiro de la vida productiva.

El Colegio Dominicano de Ingenieros Arquitectos y Agrimensores (CODIA) tiene registrado un total de 1,460. Su vocero, Ramón Lora, entiende que existe una minoría que no está registrada en ese gremio.
Esta realidad pone en jaque los planes del presidente Danilo Medina, que busca "hacer del sector agropecuario un motor del desarrollo", según aseguró en el discurso de toma de posesión en agosto pasado.

Para conseguir esa meta, el mandatario quiere llevar al sector de una tasa de crecimiento de 3.9%, que registró en 2010, a un 12% en 2016. Pero para el país lograr esa meta, tendrá que disponer de nuevos profesionales que se encarguen de orientar la producción, tomando en cuenta la demanda del mercado actual, pues los agrónomos que existen, según los expertos, no están en plena capacidad ni en número para lograrlo.

Desde el ámbito académico, la cantidad de profesionales que sale de las universidades e institutos de estudios superiores resulta insuficiente. Datos del Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (MESCYT) muestran que en seis años, entre 2006 y 2011, apenas 1,837 profesionales egresaron de las carreras que componen las Ciencias Agropecuarias y Veterinaria, en los distintos centros de estudios.

Esto contrasta con carreras como Educación que, entre 2006 y 2011, aportó al país un total de 53,165 nuevos profesionales.

La agronomía se imparte por lo menos en 12 centros de educación superior, subdividida en las carreras de Administración de Fincas, Agronomía, Tecnología de Alimentos y Veterinaria. Además, existen los politécnicos como Loyola y el Instituto Salesiano de La vega, que imparten la Agronomía a nivel de educación media.


lunes, octubre 20, 2014

Sepultan restos de intelectual dominicano Mariano Lebrón Saviñón






Falleció el médico y escritor dominicano, Mariano Lebrón Saviñón, informó el ministro de Cultura, José Antonio Rodríguez.

El acto de sepultura se llevó a cabo el domingo en el Cementerio Cristo Redentor.

Rodríguez consideró que con muerte del escritor, la República Dominicana pierde a una personalidad exquisita, de quien afirmó, siempre fue de gran utilidad pública y un referente digno de ser emulado por las presentes y futuras generaciones.

Rodríguez definió a Lebrón Saviñón como una persona de profunda formación y consagración académica, de una sabiduría social singular, que le permitía orientar con sencillez al más común de los ciudadanos sobre los más complejos problemas de la vida.

“En cada acción académica, profesional y literaria, Don Mariano traducía una elevada sensibilidad poco común y eso lo convirtió en un ser emblemático, admirado, querido y respetado por quienes tuvieron el privilegio de tratarlo, ya sea en las aulas o en los círculos intelectuales y literarios”, expresó el ministro de Cultura.

Recordó que Lebrón Saviñón fue pediatra, y como tal dedicó parte de su vida al servicio público, dirigiendo desde hospitales hasta dispensarios médicos, dejando allí buenas acciones que son referentes para el servidor público de hoy.

Dijo que en el mundo cultural fue de los fundadores de la agrupación la Poesía sorprendida, de la Academia Dominicana de Medicina y del Instituto Duartiano, hechos éstos que hablan de sus compromisos con sus creencias y convicciones.